miércoles, 5 de enero de 2011

Una carta al rey..... ¿mago?.

Cuando yo era niño, me hacía mucha ilusión esperar la visita de los reyes magos, como a todos los niños hasta el día de hoy, porque sabíamos que nuestros inquietos deseos producto de felicidad, los veríamos cumplidos en mayor o menor medida, estaba en juego nuestra felicidad infantil y no la veíamos defraudada, lo que nos hacía tener presente sus recomendaciones escritas en las cajas de los regalos: "te has portado un poco regular este año, para el próximo portate bien o no tendrás regalos".  ¡Uff!, menos mal, me había escapado por los pelos, así que ¡intentaré ser más bueno!.


Cuando ya nos hacemos mayores, nos damos cuenta del "engaño" que perdonamos de buen grado, por comprender las intenciones, pasando a proceder de igual manera, ahora con nuestros pequeños.

Es imperdonable matar la ilusión de los más pequeños, y desde aquí una reflexión  para no olvidar a los desdichados en otras partes del mundo, desdichados por el solo hecho de haber nacido allí.

Celebré, Majestad, su llegada a nuestro pueblo con la mayoría de los españoles.

Sentía ilusión por los cambios que supondría su llegada a nosotros, creía como un niño ilusionado, que nuestras miserias y miedos se marcharían de nosotros, trayéndonos beneficios necesitados y deseados, y he de reconocer, que en el periodo de su reinado, hemos avanzado frenéticamente hacia un estado de bienestar, con achaques, pero lo hemos notado.

Hoy, como adulto ya, un poco cansado de la vida, me pregunto dónde está su Majestad, no, no me refiero a donde vive, ya lo sé, y le envidio creame, como todos los pobres...., pero entiendo que deba ser así.  Si le pregunto esto, Majestad, es porque no veo ni siento que los españoles tengamos ilusión por creer en sus haceres.....

Usted, Majestad, se erige en representación de la soberanía del pueblo español, eso es digno de orgullo: usted, Majestad, nos representa ante el mundo como nuestro soberano, quiero pensar que trayendo de vuelta el prestigio que como nación nos merecemos.

Nuestros políticos han de jurar sus cargos ante su Majestad, para cumplir con la constitución y la voluntad del pueblo español, creo que para asegurarnos a nosotros, los españoles, nuestro bienestar en justicia y derecho, con sus políticas como resultado de una mayoría de votantes, que dicho sea de paso, no resulta la voluntad del conjunto del pueblo en su totalidad.

Usted, Majestad, es nuestro más excelso mandatario, y no dudo de su gestión y su ajetreada agenda, de viajes alrededor del mundo, con toda la parafernalia que eso conlleva, entiendo que deba charlar con otros soberanos
representantes de sus naciones, aunque tenga que mandar a callar a alguno de vez en cuando, veo que es un hombre con las cosas de hombre bien puestos, eso es mejor, mucho mejor así, que si fuese de otra manera.

Pero sabe una cosa, Majestad, como español que he crecido, adulto ya, visto lo visto, me doy cuenta de que el pueblo español, cuando se siente libre de cadenas, tiene coraje para salir adelante por sí mismo, nos libramos de franco porque murió ¡bendita la hora!, no queríamos más guerra para desangrarnos por quien nos mande, al final siempre mueren los mismos, que no decir los más tontos; nos llegó su majestad y dicho sea de paso, por voluntad del que murió, y nosotros aún así lo respetamos, no tendrá su Majestad.... queja, le recibimos y aún le expresamos nuestro cariño.

Cuando uno se hace mayor, percibe y recibe los desengaños de la vida, nos damos cuenta de que lo que nos han prometido no es verdad, porque no solo no cumplen con sus propios dichos con energía convincente, sino que además nos esquilman todas las veces que se lo proponen, y usted, Majestad, dónde está, qué hace, qué dice...., al margen de solo desearnos lo mejor una vez al año, yo también le deseo lo mejor a los míos, pero eso no cambia su desgraciada suerte, es normal, yo no tengo abolengo de mando al contrario que usted, Majestad.  Cuando el pueblo sufre como está sucediendo en la actual realidad, ¿no puede hacer nada para aliviarnos de estos sufrimientos, como cuando intervino en el golpe... Majestad?.


Francamente le pregunto, Majestad, ¿no puede hacer nada por el bien del pueblo, que clama por justicia social....?, ¿nos deja a nuestra suerte, hundiéndonos en la miseria, permitiendo que nuestra nación quede en el entredicho de otras....?.

Me siento decepcionado, Majestad, ya no nos trae regalos, es más, usted, Majestad, nos supone una carga muy pesada a nuestros doloridos lomos, porque al final resulta que es usted, Majestad, con su Real familia, una familia con las pretensiones que cualquier otra, osea, vivir lo mejor que se pueda, no es mala opción pero claro, Majestad, usted puede, por ser quien es.

Padecen enfermedad como cualquier mortal, pero no les vemos en la cola de una consulta médica, claro, me olvidaba Majestad, perdone mi irreverencia, ha sido sin maldad.  Su familia es normal de que gocen de buenos privilegios, y se abran todas las puertas allá donde vayan, me pregunto si se sustentan del esfuerzo y fruto de sus trabajos.  Majestad, tenemos, los españoles, el lomo muy encorvado y dolorido de tanto fustigamiento y peso.

Creame, Majestad, que les deseo la mejor de las bonanzas y fortunas, pero no a costa de nuestro sudor y sufrimiento, necesitamos liberarnos de las cargas que nos oprimen, no queremos más inquisición de subida de impuestos y recorte de subsidios precarios para nuestra supervivencia.

Los españoles, Majestad, somos un pueblo trabajador y luchador, damos un voto de confiánza a quien nos lo pide, pero ¡basta ya!, de tanto descabello sin contemplación alguna, Majestad.

Creo, Majestad, que somos lo suficientemente adultos, ya hemos crecido pacíficamente, para andar solos y hacer por nosotros mismos, creo de verdad, Majestad, que en los tiempos que nos corren, no necesitamos cadenas que nos carguen de lastres innecesarios, queremos hacer por nosotros y a la postre, si nos va mal, asumiremos nuestros errores sin abrir la boca, pero francamente, Majestad, no damos abasto a soportar todas las cargas que nos colocáis sobre nosotros, estamos desfallecidos, Majestad. 

Mantenemos demasiados lujos, para tiempos difíciles, Majestad.
Mantenemos demasiadas cargas de políticos vagos y corruptos, Majestad.
Mantenemos demasiadas instancias para que nuestras solicitudes de justicia se pierdan en el enrredo del olvido, Majestad.

Ya no creo en los reyes, Majestad......, he crecido.



El dicho de un Sabio:  

"A vosotros (políticos) os hemos formado en interés del Estado tanto como en el propio vuestro, para que seáis en nuestra República nuestros jefes y vuestros reyes".
Platón (427 AC-347 AC) Filósofo griego.

"Los Estados, para la diplomacia, no son los pueblos, sino los reyes que los dirigen o los esclavizan".
Juan Donoso Cortés (1809-1853) Ensayista español.

13 comentarios:

  1. El Presupuesto de la Casa real 8.896.000 Euros todos auditados. Yo lo doy por bien gastado, aunque soy republicano de convicciones, lo que no doy por bien gastados son 17 minireyes y sus cortes paralelas... Un saludo. Por cierto el Rey es la única persona, que sin necesidad de hacerlo, rechazo muchos privilegios y mucho poder que le otorgo Franco y podía haberlo cogido. Su labor ahora es testimonial y de embajador de lujo para nuestro país.

    ResponderEliminar
  2. Todos los criterios son respetados y
    agradecidos, pero convendrás en que, un pueblo libre de gastos superfluos y de pura estética, repartirá más justa y equitativamente su riqueza, dando prioridad precisamente a quien la genera, osea el pueblo.
    Esto no quiere decir que no se tenga y sostenga a los representantes del pueblo, pero los justos y necesarios sin tantos chupatintas adjuntos, que solo leen la prensa y de cuando en cuando sellan un documento, que al final son los que lastran a los más débiles, porque no veas la miseria de sueldos que se embolsan.

    ResponderEliminar
  3. Si, por eso creo que antes de pensar en quitar al rey, hubiese que quitar otros reyezuelos de las taifas que pueblan este pais. El Rey por lo menos sabe estar en público.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez me asombra más ¿o debería decir menos? la estupidez nacional. De modo que salimos escaldaos de un dictador, renegando y echando pestes, y acatamos sin rechistar sus decisiones post-mortem. ¡Pero que demagogos somos! ¡Pues claro que la casa real es un lastre!
    No podía estar más de acuerdo con lo que Juan escribe aquí. Es evidente que le gusta escribir...jejeje...y se explaya sin contemplaciones.
    Señor Temujín, me tiene usted que perdonar, pero esta carta debería convertirse en todo un manifiesto. Y más, si es usted republicano como dice.
    Pero en este pais del "nunca jamás" (que eso parece, el pais de un cuento de hadas) todo el mundo iba a la plaza de Oriente, y todo el mundo dió la espalda y escupía al pasar por allí, una vez muerto el que fué un accidente de la historia de España durante cuarenta años. Cuarenta años, en los que yo jamás ví a ningún guardia obligar a nadie a levantar la mano, ni salir a las ocho de la mañana para coger sitio y vitorear al tal Franco. Lo que demuestra que si otros los veían, una de dos, o yo soy ciego, o no estaba en ninguno de esos momentos, durante todo el tiempo que duró la dictadura, habiendo pasado incluso tres años en La Guardia Civil.
    Era así sin más, porque este es un pueblo así, sin más. Y por esa única y exclusiva razón, usted da el parabién al que dejaron puesto, cuando todo el follón que se armó en el 36, entre otras cosas, fue precisamente porque los republicanos no querían a la monarquía. Y les aplaudo, aplaudiría y aplaudiré, a esos que siempre sigan fieles a la república, por mucho que cambien las cosas. No se puede tragar tanto, amigo mio.
    Y si copiamos del resto de europa muchas cosas, o queremos copiarlas, una de ellas sería copiar el modelo francés, o el modelo alemán, donde los mamadespachos no tienen cabida.
    Y, añado, aparte la casa Real -desde luego, muy respetuosamente- "enviaría a galeras" a todas las diputaciones, y por añadidura a las autonomías. ¡Que trabajen, y dejen de chupar del bote!
    Saludos Juan, y saludos señor Temujin

    ResponderEliminar
  5. PD: Me gustaría apuntar algo más... la historia está ahí para estudiarla, entenderla, y copiar los errores y no volverlos a cometer. Y si abundamos un poco por el tema, hemos de hurgar en lo que ocurrió en 1808, para que veamos lo que consiguieron los reyezuelos que por aquél entonces teníamos, y todo lo que un pueblo harto de barbaridades puede llegar a hacer. Nada menos que los antepasados de este buen rey mago que tenemos (que se llama hermano con el de Marruecos, que engorda a pasos agigantados a cuenta de machacar a sus súbditos) nos vendieron a los franceses por doble ocasión, padre e hijo. Y este valeroso pueblo, tuvo que sacudírselos con cucharas y tenedores, y enviarlos otra vez camino del pirineo.
    Aún, no lo hemos visto todo...tiempo al tiempo.
    Asi son las cosas.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Castrodorrey, por tus comentarios.
    ¿Sabes una cosa?, he tenido mucho tiempo al volante, km. y km., pensando en las cosas tanto a nivel personal como general, lamentaba no poder escribir (algo que siempre me ha gustado), ahora que la salud ya no me permite viajar, que lo lamento no sabes cómo, con mi viejo portátil, compañero de batallas (profesionales), tengo todo el tiempo del mundo para expresar lo que siempre sentí, ¿no dicen que la democracia es libertad de expresión?, pues eso, con todos los respetos, pues en ningún caso pretendo ofender a nivel personal a nadie, por feo que sea, ante todo la educación. Estoy convencido que si aquí en España, tuvieramos el modelo de Francia o Alemania, otro gallo nos habría cantado, a éstas alturas no hablaríamos ni de crisis ni de desamparo social, ¡gritemos! entre todos lo que necesitamos para que dejemos un país a nuestros hijos y nietos, digno de sus padres. Muchas gracias te reitero.

    Un Saludo de Juan Saura.

    ResponderEliminar
  7. Por los hechos de Guerra de la Indepencia que citas no soy monárquico.
    Sin embargo, cuando Franco subió al poder, el sistema imperante (por lo menos de nombre) era al La Republica, o más bien el desgobierno republicano de izquierdas. Pues la derecha salio ganadora de las ultimas elecciones legalmente celebradas y fue la izquierda la que promovió revueltas populares contra los resultados electorales, esos disturbios y los anteriores fueron el germen de la GCE. Esa república no es la que yo deseo.
    De Franco no coy a empezar a hablar ahora, como tampoco voy a hablar del "café para todos" de la Transición, autentico esperpento, que creo el actual monstruo autonómico, ni pedido, ni solicitado nada más que por dos territorios peninsulares.
    El rey, desgraciadamente, es el último signo de unidad de este país, desmembrado por analfabetos con poder. Donde se han primado las políticas de pueblo en contra del bien común y no digo al lado, digo en contra. Multiplicación exponencial de cargos públicos, cuya única función es sembrar cizaña, de generar confusión, de interpretar de forma vil y traicionera la Historia. Mucho cabrón con sueldo público, resumiendo, ante semejante espectáculo pagar a la casa real me parece un lujo razonable.
    Yo antes quitaría muchas cosas y a mucha gente antes que a el Rey. Se trata de eso, particularmente pienso que después de Carlos I y exceptuando en política municipal a Carlos III, en España no hemos tenido rey bueno. El de ahora, no cuenta, pues no ejerce y no tiene poder.

    ResponderEliminar
  8. Haber Sres., mi creencia en que una república en España actualmente, sería más beneficiosa que lo que tenemos, no es desear la que provocó la GCE., no, ni mucho menos. Aquella república era una dictadura a lo democrático, de quienes la mandaban (a espaldas del propio presidente), con desmanes y crímenes tan viles como los que después cometió el fascismo, en evidente lucha encarnizada por el poder y control.
    España resurgió como tal por las labores de la monarquía desde que se fusionaron los reyes católicos, y creció hasta llegar a ser el imperio único de su época, eso es historia innegable, como también lo es, el que estando en la cima de todo poderío, comenzaron a relajarse y dejarse en sus funciones para con el pueblo progresivamente a lo largo de los siglos, perdiendo todo prestigio conquistado, hasta que el pueblo tuvo que tomar las armas contra la invasión francesa, todo por dejadez cobarde de la máxima autoridad española, osea la monarquía. España ha sido, y no quiero creer que sigue siendo, un país de descerebrados cojones para desunir por propios intereses particulares, más que unir en interés de la nación. No quiero para mi país, República semejante, significaría no haber aprendido nada de nada de la historia siendo dignos de lástima.
    Lo que sí creo, es que como nación hemos alcanzado un estatus singular y relativamente maduro de democracia, por tanto, creo que estamos preparados para que la voz del pueblo sea quien dirija al pueblo. Tener monarquía por pura estética al igual que políticos de más, es un lujo innecesario para el pueblo (nación) que lo lastra siempre de su crecimiento, haciéndose más notorio en periodos como el que atravesamos.
    Ésta monarquía nos fué impuesta otra vez, solo por derechos de legitimidad sucesoria, ¿queríamos eso los españoles? no lo sabemos porque no se les preguntó en su momento, lo dictó Don Dictador y seguimos acatando.
    Hay ejemplos mundiales de que un gobierno del pueblo para el pueblo funciona mejor, sea el caso de América del norte que después de la guerra de la independencia, se liberó de la opresión de los reyes de Inglaterra y Francia que solo los hundían en la miseria por mandatos monárquicos, hoy resulta el país de referencia mundial para casi todo, sin resultar yo simpatizante americanista, solo hablo de historia, como también Francia cuando se hartó del yugo de la monarquía de un rey que dejaba a su pueblo morir de hambre, y otros países que funcionan sin la tal, están ahí para verlos.
    Nuestra monarquía solo de postín si no hace nada más que representar a la nación, también lo hacen nuestro gobierno, ¿para qué tanto poderío, siendo que el pueblo sufre las imprevisiones de un gobierno desgobernado, tener monarquía que no puede hacer nada...?, francamente no lo entiendo, somos únicos, puestos a gastar tiramos la casa (el país), por la ventana.
    Lo justo para España, sería preguntarle al pueblo si queremos una cosa u otra, pero no por imposición, nunca alcanzaremos la libertad que nos haga crecer, con imposiciones, las última y moderna, la monarquía.

    ResponderEliminar
  9. España es diferente, ¿te imaginas ahora mismo intentar poner una República?,a los politiquillos de tres al cuarto de este país se les hace la boca agua...a río revuelto...y aquí el río se iba a revolver de verdad; cosa que no fuera mala si con eso conseguieramos mejor calidad de vida, pero creo que en vez de mejorar iba a empeorar.

    ResponderEliminar
  10. Pues posiblemente pudiera mejorar o empeorar... quién lo sabe?, mientras no suceda la situación nunca sabremos que pudiera ser o no, lo que si entiendo que es seguro, es que ¡necesitamos un cambio radical de dirección!, es como si la nación estuviese en un barrizal del que no termina de salir.

    ResponderEliminar
  11. Me quedo con este blog, Juan. Saludos

    ResponderEliminar
  12. Se dice en los mentideros políticos de este país que el rey está enfermo, lo que como persona lamento y me encantaría su recuperación física (que no política), y que no cede el trono a su hijo porque no tiene de todas las seguridades de que este sufrido pueblo lo aceptase como soberano. Creo también que aunque en muchos lugares se hicieron guasa a cerca de su inteligencia, esta no le falta para haber sobrevivido políticamente tanto tiempo entre un pueblo que sin ser monárquico tan poco es lo republicano que desearía desde mi modesta óptica política. Este señor ha sabido navegar y mantenerse, si bien es cierto que las ayudas de financieros, Iglesia, políticos de turno y prensa no le han faltado. Ayudas que han permitido crear un régimen político que no es una monarquía en sentido estricto como la inglesa o las nórdicas, mucho menos una república, ni una dictadura como de la que provenía... es simplemente la era política juancalista, el juancarlismo. El lo sabe, de ahí sus dudas a ceder la corona a su heredero. Estamos, pues, en un impás, en una duda razonable, a cerca de cual va a ser el régimen político que aúne a los españoles en el siglo XXI y sea el motor innovador-renovador que nos ayude a conseguir esa sociedad estable y justa a la que aspiramos. Cada cual se inclina por la opción que de acuerdo con sus ideas mejor salida nos de. Creo, como dice el titular del blog, que somos mayorcitos para sólo creer en reyes mágicos, y que una oportunidad para decidir o proponer otras fórmulas políticas que mejor nos ayuden a convivir y solucionar los graves problemas que atravesamos nadie nos la puede impedir y mucho menos condenar al olvido y ostracismo. Hablar de República y de sus ventajas debería se tan legítimo como debatir sobre una monarquía constitucional. Me llama la atención el poco interés de los partidos tradicionales y los medios de comunicación sobre el tema. ¿Habrá un pacto de silencio?

    ResponderEliminar
  13. Hablas bien Salva, cuando te refieres a un "pacto de silencio", con no poner en entredicho la legitimidad y utilidad de nuestra monarquía, de ahí la reticencia que aludes, del monarca en ceder el trono a su descendiente. A mi entender, prevalecieron los valores impositivos de la dictadura con el acatamiento exigido al pueblo y patrocinado por los sectores cómodos en que se garantizasen sus privilegios, un perfecto maquillaje para imponer una monarquía que "no" interviene en el devenir de una nación, que no estorba a nadie congratulándose entre quienes no dan opción a los que le discreparían de sus funciones estéticas. Manteniendo un estado que dilapida sus arcas en eventos de pura fachada de privilegios esperpenticos en detrimento del socorro social del pueblo y que se mantiene al margen del "hambre" de éste, me recuerda al último rey de Francia, cuando el pueblo estalló ante la indiferencia que les mostraba por los problemas que sufrían, allí sabemos qué ocurrió, ¿qué ocurrirá aquí?. El tiempo nos lo revelará.
    Gracias, Salva.

    ResponderEliminar

Tus comentarios de libre expresión ¡siempre serán bienvenidos y agradecidos!, si no contienen insultos ni descalificaciones personales hacia nadie que pueda discrepar con tu modo de pensar. Por lo que antes de escribir... PIENSA en las intenciones que te impulsan a participar.