lunes, 3 de enero de 2011

¿Qué hacemos del planeta tierra....., en el planeta tierra?






Cuando el hombre la observó por primera vez desde el espacio, quedó maravillado.... contemplando éste peculiar planeta, llamado Tierra.

Desde tan privilegiado palco, podía sentirse la majestuosidad de ésta esfera en su girar lento pero continuo, seguro que al astronauta Yuri Gagarin, primer hombre en el espacio, le fascinó éste encuentro con la madre naturaleza.

No cabe duda...., es un planeta singular lleno de vida.

Mirado el planeta así, comunica la impresión de que en su interior, osea más abajo, todo debe suceder como un reloj bien sincronizado.

¡Y es cierto....!, los ciclos atmosféricos se secuencian en cuatro espacios, con una duración delimitada por su trayectoria elíptica alrededor del sol, igualmente que los ciclos de día y noche, por su rotación, cambiando así su cara expuesta al sol, y que hemos dividido en 12 horas de noche y 12 horas de día, siendo variable en los polos por su natural situación, ofreciendo un espectáculo único, además de su distancia precisa del sol.

Ésto, no es una lección de ciencia y naturaleza lo que pretendo, todos sabemos que la Tierra es ¡un planeta vivo!, sincronizado a la perfección tanto como planeta, como también a la vida que alberga en toda su superficie. Demasiada perfección, para haber surgido todo de una explosión, y después "ajustarse" todo en su sitio, sin fallo alguno....

Cualquier especie de vida, ha reclamado su porción de tierra en milenios, pero sin jamás perjudicarla.  Desde que apareció el hombre en escena, sabemos hoy, por la historia y la arqueología, su desmedida saciedad por dominar grandes extensiones de territorio, enriqueciéndose de sus tesoros naturales más preciados, pero aún..., sin perjudicar su soporte vital en ella.

En el último siglo, en que nos hallamos, casi, no queda nada por descubrir y apreciar de sus riquezas, todo está explotado y sobre-explotado, hasta el punto de agotamiento.

Somos la única especie, que a pesar de gozar, de aptitudes muy diferenciadoras con el resto de las especies vivas, despreciamos, por puro egoísmo, el suelo que pisamos, el agua que necesitamos y el aire que respiramos.

No nos preocupa, y más si con ello perdemos comodidades de las que gozamos, que se agrande el agujero en la capa de ozono que padece nuestra atmósfera, la cual nos protege de los rayos ultravioletas, dañinos para la salud, qué más da, si apenas notamos aún sus efectos...., aunque el casquete polar Ártico, se esté desintegrando a pasos agigantados, alterando ciclos vitales........

                                                                     ¿Cómo renunciar, a un hogar
confortable, y al vehículo, ultimo modelo, que nos transporta cómodamente?

¿Cómo dejar de percibir las
ganancias tan substanciosas que generan, producir, dichas comodidades?.

Nos creemos, la civilización más avanzada que ha pisado el planeta. 

Nos creemos, casi, en el cenit de todo lo conquistable, en lo que tiene que ver con la madre Tierra, pero seguimos hiriéndola de muerte, contaminando cada día más, el oxígeno tan necesitado para toda especie viva, sin ni siquiera restaurar sus "pulmones" naturales que lo regenera, por la madera que necesitamos para lucir buenos y bonitos muebles en nuestros hogares, al leñador, solo le interesa la cantidad de árboles que pueda talar a mayor velocidad, por los ingresos que recibe, sin importarle la desnudez de los bosques.

Nuestra cultura de usar y tirar, hace que las fabricas generen desperdicios, usando el mar de cloaca, matando y alterando el ritmo biológico de la vida marina.

El combustible que usamos para "mover" nuestro mundo de ingenio, el petróleo, también obtenido de las entrañas de la Tierra, mueve inmensas fortunas, alimentadas por el egoísmo de "privilegiados" creídos "cultos" en lo más de nuestra civilización, sin importarles que lo que venden, altere los ciclos naturales de las corrientes marinas y de la meteorología, qué más da....., si aún no pasa nada.

¿Cuánto tiempo aguantará nuestro planeta Tierra, tales agresiones.....?
                                                                                                                                         
¿Acaso cejaremos en nuestra actitud, de éste codiciado avance que hemos hecho nuestra costumbre de vida?.

¿Tan ciegos estamos, para no darnos cuenta, de que, el camino que hemos tomado, no tiene futuro?.

Y otra pregunta más inquisidora aún.....

¿Podemos la humanidad, cambiar el ritmo y el rumbo de destrucción del planeta.....?.

Queridos lectores, cualquiera que como yo, hayamos conocido, el progreso en los últimos años, sabemos que es una carrera hacia nuestra propia auto destrucción.

¿Parezco tétrico...?, puede ser, pero concluiréis conmigo, en que la situación por la que hemos optado para nuestro progreso, es realmente tétrica, pues aunque se empiecen a utilizar energías renovables y limpias, éstas no alcanzan el nivel de interés económico suficiente, para apostar por ellas, lo que no evita, que sigamos usando la energía más destructiva, llegando a ser cuestión de tiempo, justo de lo que no queda, en el punto en el que tenemos al planeta.

Nuestros gobiernos priman por lo adquirido fácil y de fructíferos dividendos, son  incompetentes hasta en ponerse de acuerdo, en las conversaciones respecto del medio ambiente, si eso les supone frenar el desarrollo de su país, si acaso, toman medidas para un lavado de cara, ante las demandas de pequeños grupos ecologistas y por las posibles consecuencias, que por ahora, son, o sequías interminables, o inundaciones atípicas.

Creo, sinceramente, amigos lectores, que sin una conciencia social poderosa por la masa en estado de letargo, y con un pensamiento acertado de dirección, estamos dejándonos dirigir, abocados, a nuestra propia destrucción, no solo social en lo que nos afecta a nuestros intereses particulares, sino, a la posibilidad de vida en nuestro planeta Tierra, para futuras generaciones.

Eso es lo que hacemos en nuestro planeta Tierra, por nuestro planeta Tierra.



El dicho de un Sabio:


"Los actos contra la naturaleza engendran disturbios contra la naturaleza".
William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.










                                                                    
                                                                                                                                                                  






  

  

2 comentarios:

  1. La vida es una "plaga" que continuará mas allá de nuestra especie, pero eso no justifica que destruyamos el mundo que conocemos ni que extingamos limes de especies. No es el progreso ni la tecnología los enemigos del planeta, sino la codicia y la falta de escrúpulos.
    Nos adoctrinan desde niños para que pensemos que la forma en que se actúa es la correcta, que no hay otra y que hay que defenderla a toda costa, aun a la nuestra.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Piedra, por tu inestimable comentario.
    Indudablemente que el egoísmo innato en el ser humano, no le detiene a pensar en los deterioros ambientales que le suponga al planeta, sus invenciones y posterior explotación de las mismas, los avances en sí no son malos, pero cuando dañan a la naturaleza, son perniciosos de necesidad, y, ni a nivel individual, ni colectivo, nos concienciamos de que estamos destruyendo nuestro hábitat, ¿qué importa cómo se quede, después de que dejemos de vivir en él?.

    ResponderEliminar

Tus comentarios de libre expresión ¡siempre serán bienvenidos y agradecidos!, si no contienen insultos ni descalificaciones personales hacia nadie que pueda discrepar con tu modo de pensar. Por lo que antes de escribir... PIENSA en las intenciones que te impulsan a participar.