lunes, 17 de enero de 2011

¿Podemos hacer que nos escuchen.... servirá de algo?

Por todas partes, se oyen lamentos de la situación que atravesamos y por los daños que nos afectan.
¿Cómo podemos hacernos oír, ante los que adoptan medidas amputantes sobre nuestros derechos como ciudadanos y trabajadores, unos en activo y otros en paro?.


Es de criterio general, hacer saber nuestro malestar y desagrado en lo que nos afecta a nuestro bienestar social, ¿nos escucharán, si exponemos nuestras quejas? ¿conseguiríamos algún beneficio, los ciudadanos, sobre nuestras demandas?


Un servidor, sumado a la inquietud que nos sume a la entera ciudadanía española, empleo tiempo en buscar qué hacer, que pueda representar respuesta al clamor general, indagando en mi humilde saber y hacer, al margen de coincidir en los diferentes coloquios en la red, en la identificación de nuestra situación que como país estamos sufriendo, en la creencia de que a una pregunta una respuesta, a un problema una solución, ante una presión una reacción.  Respetando siempre, nuestros derechos y democracia conseguidos.


Encontré una página web, la cual he compartido con amigos de lamento en dichos coloquios, cada uno con su particular visión de la misma, pensando (tal vez), que no sea suficiente para poder hacer algo. Mi esperanza, procuro alimentarla con lo que observo, veo y leo, y después concluyo con acierto o equivoco, llamando a las puertas de lo que me lo parecen que pueden serlo.


La página web es: actuable.es


Me entretuve indagandola con una sensación agradable, me inscribí en la misma y firmé algunas peticiones que me parecieron acertadas. Hoy me ha sorprendido gratamente un correo electrónico, que me ha hecho ver la practicidad y eficacia de la misma, de hecho, me ha motivado a escribir éste artículo para compartirlo con todos mis queridos lectores, preocupados por las mismas inquietudes.


Por tanto, copio y pego, la petición que demandaba apoyo de ciudadanos preocupados y firmantes, y por siguiente el correo del que me han hecho partícipe, como consecuencia de mi apoyo a la reclamación.


La petición:

Consideramos que debemos PROTESTAR porque: desde hace CINCO AÑOS la luz va subiendo por encima de la inflación y la última subida (9,8%) nos parece abusiva
—Tenemos derecho a una INFORMACIÓN clara y precisa de las causas de esta subida, y a una mejor transmisión a la OPINIÓN PÚBLICA
—Queremos un DEBATE SOCIAL en el que se contrasten las diferentes opiniones y los diferentes modelos de política energética para buscar la fórmula que más convenga a los ciudadanos de España
—AUMENTO DESORBITADO (9,8% de la factura de la luz)
—OPACIDAD en la información
—INSULTANTE e INDIGNANTE la manera tan trivial con que el ministro Sr. Sebastián ha informado de la subida
—LOS PRESIDENTES MEJOR PAGADOS de nuestra sociedad, son los de las eléctricas
—La política energética española no está funcionando, ya que los consumidores estamos soportando unas SUBIDAS GALOPANTES desde hace varios años y esta tendencia no tiene visos de acabar
Es por ello que este grupo lanza un NO A LOS PRECIOS ABUSIVOS DE LA LUZ para que la opinión pública pueda manifestar su indignación y para exigir un espacio donde iniciar el DEBATE SOCIAL que ya se está pidiendo desde varios frentes, al igual que ADVIERTE de los INSOSTENIBLES sueldos e incentivos millonarios de los ejecutivos de las eléctricas

Al firmar la petición estarás enviando esta carta

Destinatario: Emilio Jarillo Ibañez Prensa-Energía, MINISTERIO DE INDUSTRIA

Sr. Jarillo:
Ante la subida de la luz ya aprobada por la Comisión Delegada del Gobieno para Asuntos Económicos, queremos dejar constancia de nuestro malestar por el AUMENTO DESORBITADO (9,8% de la factura de la luz, que tendremos que soportar los ciudadanos de España.
Es lamentable la opacidad con que se ha tramitado esta subida, y también es insultante la manera tan trivial con que el MINISTRO SR. SEBASTIÁN lo ha tratado en los medios de comunicación.
Nos resulta muy chocante que, además, sean los presidentes de las eléctricas LOS MEJORES PAGADOS de nuestra sociedad: ¿cómo se explican los millonarios beneficios que tienen estos señores, a los cuales los ciudadanos estamos pagando?
Asímismo, son muchas las preguntas que los ciudadanos nos hacemos sobre qué política energética se desarrolla en España, que no está funcionando, ya que los consumidores estamos soportando unas SUBIDAS GALOPANTES desde hace ya varios años y esta tendencia no tiene visos de acabar.
Es por ello que este grupo lanza un NO A LOS PRECIOS ABUSIVOS DE LA LUZ para que la opinión pública pueda manifestar su indignación y para exigir un espacio donde iniciar el DEBATE SOCIAL que ya se está pidiendo desde varios frentes, al igual que ADVIERTE de los INSOSTENIBLES sueldos e incentivos millonarios de los ejecutivos de las eléctricas.
Atentamente,


Esta es la respuesta:


Hemos recibido su escrito dirigido a D. Miguel Sebastián, Ministro de Industria, Turismo y Comercio. Le agradecemos la confianza de hacernos llegar sus ideas y opiniones.


Los países más desarrollados del mundo están haciendo frente a una crisis económica y financiera global que exige la realización de reformas estructurales, que aseguren un futuro de crecimiento y de progreso sin pérdidas de bienestar económico y social, especialmente en Europa.


España no es una excepción y, precisamente por ello, el Gobierno, consciente de la importancia de actuar en este momento crucial desde la responsabilidad, el sentido de Estado y la defensa del interés de los ciudadanos y empresas, está acometiendo un conjunto de reformas que tienen, como objeto, sentar las bases de un modelo económico, sólido y sostenible, que permita generar cuanto antes, y con carácter prioritario, riqueza y empleo.


De entre todas estas reformas es especialmente prioritaria la de un sistema energético que acumula, en su conjunto, desequilibrios y debilidades que está en nuestro interés, y principalmente en interés de la mejora de nuestra competitividad, corregir cuanto antes.


Para ello venimos trabajando y por ello, durante los últimos años, hemos puesto en marcha un conjunto de medidas que están contribuyendo a que la necesaria transformación que demanda nuestro modelo energético empiece a ser una realidad.


En concreto, el Gobierno está ejecutando una política energética que tiene como objetivo la liberalización progresiva de los mercados energéticos, la seguridad y la diversificación de las fuentes de suministro, la promoción del ahorro y la eficiencia energética y el fomento de las energías renovables.


Aunque el conjunto de estas políticas producirán sus efectos más beneficiosos a medio y largo plazo, hoy por hoy ya podemos decir que somos un país menos dependiente y más eficiente, energéticamente hablando, que ostentamos, a nivel internacional, el liderazgo en energías limpias y que contaminamos menos que antes.
Los datos así lo ilustran. Desde 2004 a 2010 nuestra dependencia e intensidad energética se han reducido en 2 y 13 puntos porcentuales, respectivamente. Además, y durante ese mismo periodo de referencia, las emisiones a la atmósfera del sector energético han disminuido en 60 millones de toneladas.


Y, por lo que se refiere a las energías renovables, gracias a las políticas que hemos puesto en marcha, el peso de las fuentes limpias en el mix energético español ha ido adquiriendo un papel cada vez más relevante. En concreto, durante 2009, las tecnologías renovables supusieron un 25% de la generación eléctrica total. Es decir, las energías renovables representaron un 12,3% de la energía final consumida en España durante este periodo. A punto de finalizar 2010, el porcentaje de generación eléctrica renovable ha subido hasta el 35%, lo que nos sitúa en una posición inmejorable para poder cumplir con los compromisos medioambientales que hemos asumido.


Todos estos datos vienen a rubricar que el Gobierno está avanzando con éxito en un proceso transformador que tiene, en la progresiva liberalización del sector eléctrico, una de sus piezas fundamentales por dos razones:


•En primer lugar, porque así lo exige la normativa europea.


•Y, en segundo lugar, porque el Gobierno entiende y defiende que señales de precios claras son el mejor camino para evitar el derroche energético, así como decisiones de inversión equivocadas.


La liberalización implica la no intervención del Gobierno en la evolución de los costes de la energía salvo para los consumidores acogidos a la Tarifa de Último Recurso (TUR); tarifa esta para cuya determinación se ha establecido una metodología sumamente transparente.


Según la citada metodología la tarifa que se paga por el consumo de luz tiene dos componentes:


• Por un lado, el precio de la energía, que es el coste que se determina de acuerdo con la evolución del precio de las materias primas en los mercados internacionales.


• Y, por otro lado, el peaje, que es la parte de la tarifa que fija el Gobierno y que, entre otros conceptos, engloba las primas a las energías renovables, el uso de las redes de distribución y transporte de electricidad y el déficit de tarifa.


Teniendo en cuenta estas circunstancias de partida el Gobierno, con la finalidad de evitar que la subida de las tarifas eléctricas en enero de 2011 fuera mayor de la que ha sido, ha determinado congelar la parte de las mismas sobre la que tiene capacidad para decidir, es decir, el peaje.


Y no sólo eso, además:


• Por una parte, y con la finalidad de que la subida no perjudique a los más débiles, ha ampliado la vigencia del bono social hasta finales de 2013.


• Y, por otra parte, y para limitar al mínimo posibles futuras subidas de la luz, ha aprobado un Real Decreto Ley cuyas medidas contribuirán a reducir en 4.600 millones de euros los costes del sistema eléctrico en los próximos 3 años.








A pesar de todo ello, no ha sido posible evitar que la tarifa de la luz se incremente en poco más de 3 euros mensuales para un consumidor medio, a partir de enero de 2011, porque han confluido dos factores que son los que, en esencia, han determinado finalmente el incremento del precio de la luz.


El primero, de carácter estructural, es el déficit tarifario. Una losa para nuestra política energética que supone que, en España, llevemos años pagando menos por la electricidad que consumimos de lo que cuesta producirla. Y todo ello porque el Partido Popular, cuando estaba en el gobierno, acordó con las eléctricas que, en lugar de repercutir la subida del precio de la luz a los consumidores, que siempre es una medida muy impopular para un Gobierno, la acumulasen como deuda a cobrar con intereses a los ciudadanos.


Esta deuda ha ido creciendo y actualmente alcanza casi los 20.000 millones de euros, amenazando la viabilidad del conjunto del sistema eléctrico, la solvencia y la imagen internacional de España.


Y el segundo, de carácter coyuntural, que viene determinada por la necesidad de preservar nuestra única fuente de energía autóctona y por la evolución del precio del petróleo.


El carbón autóctono es la única fuente energética española y la tenemos que proteger por seguridad de suministro y por su dimensión social en algunas regiones de España. Estas son las razones por las que el carbón está incluido en esta subida, y explica en torno a un 3 puntos porcentuales de la misma.


Además, en el último año el precio del petróleo ha subido un 40%, medido en euros. Esta circunstancia tiene un efecto arrastre sobre los precios de las materias primas energéticas, y por tanto, sobre el precio de la energía en el mercado eléctrico.


Esta situación no es privativa de España. La subida del precio del petróleo está afectando al precio final de la electricidad en todos los países europeos. Un precio que, por cierto, y contrariamente a lo que se ha afirmado, en el caso español, no es más caro que en otros países de Europa.


Contrariamente a lo que se está afirmando, el precio de la luz en España está por debajo del de países como Alemania o Dinamarca, que son países que han hecho una fuerte apuesta por las energías renovables y que, lógicamente, también están repercutiendo esta apuesta verde en el precio de la luz porque es una apuesta a futuro, tal y como la que ha hecho nuestro Gobierno, por el medioambiente, la independencia energética y la reducción de las emisiones de CO2.


Nuestro precio de la luz es consecuencia de nuestra apuesta por un futuro verde y menos contaminante pero también una consecuencia de las dificultades que, en términos de inversión en infraestructuras, requiere un país que es una isla energética a la que se quiere dotar de la máxima seguridad del suministro congruente con el desarrollo de las energías limpias.


Por eso vamos a seguir defendiendo las políticas que estamos implementando en la misma medida que vamos a seguir potenciando todas aquellas medidas de carácter social que contribuyan a preservar a los consumidores más desfavorecidos de un esfuerzo que, en un momento como el actual, nos compete llevar a cabo a todos los que estamos en condiciones de hacerlo.


En este sentido, es importante subrayar que somos el único Gobierno de Europa que ha establecido un sistema de protección para los colectivos más desfavorecidos con la obligación de ser financiado por las empresas eléctricas: el Bono Social.


Actualmente son ya 3 millones de hogares, más de 7 millones de personas, los que se benefician de una medida que les va a permitir tener congelada la factura de la luz hasta el 1 de enero de 2014. Y nuestra intención es, en las próximas semanas, conseguir incrementar esta cifra en 2.000.000 millones de hogares más.


En definitiva, este Gobierno va a hacer lo que otros no hicieron antes. Estamos decididos a actuar con responsabilidad, estableciendo una senda clara a la que queremos incorporar a todos aquellos que estén dispuestos a hacer de este proyecto de país, un proyecto de futuro, de progreso y de competitividad.


Y para ello, especialmente en el ámbito energético, hay que actuar con responsabilidad y con visión de largo plazo. Y, en este sentido, somos conscientes del esfuerzo que tenemos que asumir todos: empresas, consumidores y administraciones públicas, para alcanzar la consecución de un futuro del que todos debemos sentirnos partícipes y de cuyos beneficios todos debemos participar.








Quedo a su disposición y le saludo muy cordialmente.




Al margen de conseguir más o menos, es importante hacernos oir nuestras reivindicaciones al estamento oportuno, creo sinceramente que éste es un buen medio, para usar por una gran mayoría si contribuimos a extender nuestras demandas en peticiones, por lo menos, hacer algo a diferencia de los que permanecen impasivos, dando voz a los sufrimientos que padecemos. Confío en que ésta humilde aportación por mi parte, resulte en provecho de todos.


Un placer.


Juan Saura.




El dicho de Sabios:


"La esperanza es el sueño del hombre despierto".
Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.

"Una esperanza reaviva otra esperanza; una ambición, otra ambición".
Lucio Anneo Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.


8 comentarios:

  1. No, no sirve de nada, si sirviese nos callarían.
    La libertad de expresión solo se permite, cuando las opiniones no van a tener la mas mínima relevancia. Gritos entre la multitud que grita, lagrimas del ahogado.

    No podemos cambiar nada, puesto que los mandatarios son esclavos del sistema, no está en sus manos, no tienen el poder de modificarlo. El sistema debe ser erradicado, cambiado, sustituido. Mientras no aceptemos eso, nada cambiará. El capitalismo atroz que sufrimos debe ser erradicado, debió serlo hace muchos años.
    La población mundial debe ser disminuida de forma natural, repartir los recursos de forma equitativa entre todos los habitantes, utilizar la tecnología existente únicamente para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, que deben vivir en absoluta libertad para desarrollarse como personas. El mundo debe cambiar y lo hará para bien o para terminar definitivamente.

    ResponderEliminar
  2. ¿De que sirven unas pequeñas palmaditas en la espalda mientras millones de personas mueren de hambre para mantener nuestro mundo artificial, que ni siquiera nos hace felices?
    El mundo no es solo nuestro entorno inmediato, ni el hombre es la única especie con derecho a existir en el planeta, ni los recursos de este nos pertenecen.
    Somos cómplices de cada asesinato que se comete en nombre de la humanidad, el progreso, la democracia, la ciencia, la religión...
    Debemos entender que vivimos en un mundo diferente al que nos intentan vender, vivimos en una gran mentira y somos cómplices de ella mientras no despertemos, mientras no queramos despertar.

    ResponderEliminar
  3. Las firmas, las protestas, solo harán que baje un céntimo la gasolina que subió antes seis, aun así la gente se dará por satisfecha, comentará el gran logro social, la paliza que le ha dado al gobierno.
    -Viva la revolución.

    ResponderEliminar
  4. Piedra, me encanta tu afán e inquietud de pensamiento, que agradezco de corazón.
    Tienes razón en lo que hay que cambiar, estoy de acuerdo en que los gobiernos son servidores del sistema, que ordena el capitalismo interesado a costa de vidas humanas, es un monstruo a erradicar de la humanidad, esa es una labor que le pertenece a la humanidad, y como toda casa no empieza por el tejado, compete a los que estamos justo debajo, en los cimientos que soporta todo éste peso indebido, ¿cuando cambian las cosas en un país...? cuando el pueblo se subleva indefectiblemente, el ejemplo más cercano: Túnez.
    Dices que no puede hacerse nada para que cambien los males que afectan a la humanidad, y siento decirte que discrepo de tu opinión. Indudablemente, con la actitud conformista y derrotista que hace sentirse imposibilitado ante cualquier acción, no se logra nada, y esperar que sean los gobernantes (rendidos ante el capitalismo), se puede morir el pueblo tranquilamente en la espera sin que cambie lo más mínimo.
    El pueblo, con hasta el más humilde de los ciudadanos, podemos hacer por cambiar el gobiernos que nos dirige, dando oportunidad al que demuestra trabajar por y para el pueblo.

    Si optamos por políticos (que los hay), que detestan el capitalismo, es como podemos luchar contra el mismo, por lo menos en nuestra casa (nación), pues los demás países deben optar por el mismo proceder y eso es dudoso lograrlo, pero lo que cuenta, es nuestra aportación de coherencia con el resto de la humanidad.
    Este escrito que he presentado, reclama por la subida de impuestos, y puede o no lograrse, pero ¿porqué no puede ser una reclamación contundente y masiva, ante la manera de gobernar la nación al mismo presidente?, ¿porqué no podría ser una forma más de hacerles llegar nuestro descontento, rabia e inquietudes?, ¿de verdad crees que le sería indiferente...?, yo creo que no, si una "inmensa mayoría de ciudadanos" le dicen que no les queremos por el modo en que están hundiendo nuestra nación, también al presidente del senado y diputados, también a la casa real, también a los sindicatos, ¿crees de verdad que harían oídos sordos ante la posibilidad de una revuelta masiva, indignada por tanta opresión...?.
    Los cambios, Piedra, empiezan por abajo, como un terremoto, que derriba toda la estructura montada, indaga en la historia y verás que siempre ha sido así.

    ResponderEliminar
  5. Para mi el único cambio sería uno del tipo de la revolución rusa, donde el pueblo, sin lideres, se echó a la calle y el ejercito, que es pueblo al fin y al cabo, lo apoyó derrocando al gobierno. Lo que vino después fue peor, pero eso es otra historia...

    Dices que cambiar nuestro país serviría para empezar, piensa en Cuba, (mas allá de que sea una dictadura).

    No digo que no tengamos que hacer individualmente todo lo que podamos, digo que a nivel global, no sirve de nada (tristemente). Digamos que, hay demasiado futbol y tetas en TV como para que la gente se preocupe por algo mas y si lo hace... toma crisis

    Como ejemplo, las revueltas que ahora está habiendo en algunos países árabes, Túnez. Argelia, Marruecos, Egipto. Si la cosa va a mas los medios echaran la culpa a ALQAEDA y puede que manden a la ONU la OTAN o el que toque a "pacificarlos" (Ya se verá)

    Yo me pregunto, ¿como es posible que en España, un banco eche a una familia de trabajadores con hijos a la calle, dejando la casa vacía y el pueblo lo permita, sabiendo que muchos de ellos serán los próximos?

    http://puertoparanoia.blogspot.com/search?q=propiedad+

    http://afectadosporlahipoteca.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  6. Piedra, veo que te preocupan las mismas cosas que a todos los que nos damos cuenta de una situación insostenible, y eso es bueno, porque manifiesta que no todas las conciencias están dormidas.
    Me hablas de revolución ante las injustas injusticias, como las que han habido, y los hechos que mencionas que suceden, pudieran estar pidiéndola a gritos y la piden, cosa en la que concuerdo contigo, de ahí ésta y todas las manifestaciones por lo mismo.
    Conseguir la liberación por las armas, podría ser contundente, pero no veo a nuestra sociedad pensando en ello para que después de estar sufriendo las miserias provocadas, tengamos que pagar con la sangre de nuestras vidas, no sería justo, por lo que estoy convencido de que puede hacerse una revolución cívica y pacífica, solo se trata de decirles a los que están que no los queremos y que queremos cambiar nuestro destino como nación, con políticas liberadoras de éstas opresiones, apoyarnos en las mismas y legitimarlas, para que puedan y deban actuar en nuestra representación, sin necesidad de sangre, pero con manifestaciones contundentes pidiendo a gritos nuestros derechos como nación a elegir nuestros caminos, piensa que los que están, acomenten éstas políticas porque se sienten legitimados por el pueblo y por esto están haciendo lo que hacen y nuestro silencio les da más fuerza.

    Creo que ahí está la clave, nuestro silencio, deberíamos, con nuestros derechos democráticos, cambiar las políticas y políticos que nos están hundiendo, actuar de modo que no tengamos que morir por quitar a unos por otros, ningún español merece perder la vida por ideologías de grupos equivocadas, al querer cambiarlos, ese es a mi modo de entender, el derecho y privilegio que conseguimos con nuestra democracia, la cual es legítima propiedad del pueblo español.

    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  7. Amigo Juan me parece loable tu intento de poner luz donde hay oscuridad, de dirigirte a las instancias que consideres convenientes para poder aclarar espinosos temas como éste de la subida desmesurada y desproporcionada del coste de la energía para el ciudadano que, cosas de la modernidad de los tiempos que nos han tocado, la consideramos imprescindible para nuestro desenvolvimiento y quehacer diario.
    Como bien dices de un tiempo a esta parte las subidas que nos han ido aplicando , siempre avaladas por la Administración Publica, han sido galopantes, desproporcionadas y abusivas, utilizando la vieja excusa de ajustar costes de producción y asegurar la energía que necesita la sociedad tanto para usos familiares como industriales y demás, cuando los ciudadanos llegamos a la conclusión, visto lo visto, que solo buscan unos ingresos millonarios para hacer frente a las super-nóminas de ejecutivos, de asesores externos( véase, al caso, los recientes y pringosos casos de esos jubilados de oro, los "sres." González y Aznar, por ilustrar un poco el panorama), así como el abono por rendimientos a los accionistas.
    Todo con la complicidad del Ministerio de Industria, que no solo miente cuando dice que se busca ajustar el diferencial con los costes de producción, sino que no hace el más mínimo esfuerzo por reactivar una política de energías innovadoras en producción y costes, asi como en asegurar nuestra indpendencia energética de los monopolios exteriores que contolan en el mundo esas fuente, pues no en vano estamos en el país de Europa con más horas de sol y con grandes zonas semi-desérticas aprovechables para huertos solares, eólicos, o con la biomasa que podría extraerse de las zonas arboladas,etc. Mienten y disfrazan realidades cuando afirman que sus objetivos es asegurar una energía suficiente que garantice el sostenimiento de nuestra industria y las necesidades de las familias. Son como siempre cortos de vista, pan para hoy y hambre para mañana, más que servidores públicos son servidores de las grandes empresas del sector, donde acaban recolocados cuando cesan en la función pública como pago a los servicios prestados.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Gracias, amigo Salva.
    Me complace que tengas esta visión de las cosas, solo así, podremos poner en claro lo que nos afecta a todos por igual, lo complicado es unir la opinión de "todos los afectados", que somos la inmensa mayoría del país, por no decir todos.
    Lo triste, es que cada uno tiene una visión diferente de cómo solucionar el mundo, pero ante algo que debiera unirnos en mayoría absoluta para clamar por justicia social, no encuentran el camino ni la voluntad de hacer algo, bueno algo si se hace, lamentar y despotricar.... pero no más. Me cuesta comprender el concepto de democracia que se tiene con actitudes inmóviles, ante situaciones que requieren después del clamor general, actuaciones del tipo que sean, pero con categoría democrática, se identifican los problemas, se identifican a los que nos lo están provocando, pero nos quedamos lloriqueando impasivos, si antepasados nuestros que lucharon y dieron la vida, su vida, por la libertad de nuestra nación, levantaran la cabeza, seguro que se sentirían humillados y desconsolados, al ver la situación que soportamos como auténticos esclavos en sumisión. Cualquiera que tenga una idea, un camino o un medio para hacer llegar nuestras solicitudes, debería, por obligación moral de conciudadano, hacerla saber, comunicarla a través de los medios oportunos para conseguir el apoyo de todos, unificar en definitiva nuestras opiniones en demandas, lo que sea, pero hacer algo. Esa es mi visión para conseguir justicia social para todos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios de libre expresión ¡siempre serán bienvenidos y agradecidos!, si no contienen insultos ni descalificaciones personales hacia nadie que pueda discrepar con tu modo de pensar. Por lo que antes de escribir... PIENSA en las intenciones que te impulsan a participar.