jueves, 13 de enero de 2011

¿Hay motivos para el optimismo...?

Hay fundamentadas ganas en querer creer que la situación cambie y cuanto antes.

Para muchas familias españolas e inmigrantes, es una necesidad imperiosa que desaparezcan los nubarrones, que ahogan las posibilidades de una vida digna.

Cuando en la Europa comunitaria, hablan de que Alemania ha registrado un crecimiento del 3,6 % del P.I.B. en el pasado año, el mayor crecimiento desde su reunificación en 1991 y, se sienten optimistas ante los movimientos positivos que las bolsas registran, por la compra de gran parte de la deuda por China y Japón y que España también ha lanzado a los mercados. Sienten alivio por funcionar las medidas acometidas, aunque no pueden descuidarse ante la voraz presión de los mercados, que más que ayudar, destrozan por el puro interés, sacando beneficio de la debilidad económica.

Nuestros responsables de economía, dicen y alegan que a España no le sucederá como a Grecia o a Irlanda o a la rumoreada Portugal, nosotros no nos veremos en esas, nuestra economía es fuerte y sólida, estaría bueno que después de los "agobios" a los que nos han sometido, todavía nos hundiésemos sin remisión, el caso es que a pie de calle solo se percibe lo que hay, precariedad.

Los gobiernos de UE, conversan y acuerdan actuaciones económicas, sometiendose a la especulación que solo rinde ganancia, exprimiendo todo cuanto puede la procedencia de dicha ganancia, ¿será el camino acertado para conseguir el bienestar predicado a los electores de dichos gobiernos?.

La noticia es, que el mercado especulativo va por delante de las decisiones que se toman para contentarlo, temiendo la no recuperación de ésta crisis porque otra no se podría aguantar.

Entre tanto ajetreo de palabras y números, un termómetro bastante fiable del funcionamiento de la economía, son las ferias que se celebran cada determinado tiempo y exponiendo los avances en todo tipo de materias con las afluencias de los sectores industriales correspondientes. En la muy importante exposición de la comunidad  valenciana la situación es la que expone la noticia de que:  "La dirección y el comité de empresa han alcanzado un preacuerdo que afecta al 33,1 % de los trabajadores...., 106 extinciones de contrato". (Diario Levante).
                                                                                                                                      
El hotel Sidi Saler despedirá a sus 80 trabajadoresComo consecuencia natural y en cadena, los hoteles, en los que una de sus principales ramas de clientela asidua, eran y son los desplazados por los eventos que comentamos, se hunden por la falta de demanda de sus servicios, siendo el caso de llegar a cerrar sus instalaciones con las consecuencias obvias para sus 80 trabajadores de Valencia y 90 de Alicante, el paro.

Con éste tipo de situaciones que aún siguen produciéndose, ¿cómo deberíamos entender el cierto optimismo de los mercados, y que éste pueda ser visto como síntoma positivo?.

En mi sincera opinión, creo que solo se alimenta la especulación sobre lo que nos seguirá empobreciendo más y más sin remisión, enriqueciendo a los de siempre.

El gobierno respira tranquilo ante la desaparición de la amenaza, por parte de los sindicatos, de otra huelga general, pues entienden que se ha "favorecido" a los pensionistas, con "factores de flexibilidad" la reforma de tales pretendidas. ¿Es ese el camino a seguir para terminar con la crisis, engordar a los especuladores a costa del sacrificio de las miserias de los más míseros....?.

Nuestra sociedad junto a la de otros países afectados, permanece en letargo, solo asumiendo la derrota de los que juegan sin pudor con nuestro presente y futuro, y dicen aún "que es por nuestro bien para asegurarnos el futuro", pidiéndonos sacrificio solidario. Un sacrificio que ellos se cuidan de que no les afecte, cuando se "jubilan"  de su actividad política, que no precisamente a los 65 o 67 años con el 100% de sus ingresos, ya que su creencia en la profesión de político, es en concepto de provisional, tanto así que se conceden privilegios de derecho a optar "legítimamente", ocupaciones varias de consejeros de lujo, con remuneraciones que rayan en la desvergüenza, favoreciéndo empresas con soporte público, de sus conocimientos privilegiados exclusivos de la nación, para provecho personal...., los que nos piden solidaridad y perseverado aguante, ante nuestro murmullo quejumbroso.

Me pregunto qué es la soberanía del pueblo, que éstos pisotean con desdén, me pregunto qué es la conciencia social que antaño se hacía oír, ante la inconsciencia del silencio de sindicatos que se inclinan ante los que les pagan. Todo es lo mismo, el dinero compra todas las voluntades, nos dividen con cuestiones irrelevantes en nuestro bienestar social, nos imponen por decreto el silencio ante derechos logrados, ahora secuestrados por armas.... recordando tiempos sangrientos desterrados, nos abandonan con la supresión de prestaciones que alimentaban la indignidad, ahora ni eso....., todo por nuestro bien.

Vería optimismo ante un despertad de la conciencia social, que se levantase como un gigante dormido, para sacudirse de encima sanguijuelas semejantes, vería optimismo, si éste pueblo dormido "hablara"  para coger las riendas de su destino, corrigiéndolo del rumbo al desastre al que nos están llevando, protegiéndose ellos de nuestras desdichas y entregándonos al depravado monstruo de la especulación. Habría motivos para el optimismo, si viera los ojos abiertos de nuestra sociedad....

Un Placer.

Juan Saura.

El dicho de un sabio:

"Siempre se repite la misma historia: cada individuo no piensa más que en sí mismo".
Sófocles (495AC-406AC) Poeta trágico griego

"El único egoismo aceptable es el de procurar que todos estén bien para estar uno mejor".
Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.
 
"Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo".
Georges Benjamin Clemenceau (1841-1929) Político y periodista francés.
 
"Nunca será tarde para buscar un mundo mejor y más nuevo, si en el empeño ponemos coraje y esperanza".
Alfred Tennyson (1809-1892) Poeta inglés

 
P.D.  Hay un largo etc., de reflexiones que    invitan al optimismo ante el despertad.

6 comentarios:

  1. Mucho me temo amigo Juan que no hay motivos para el optimismo a corto y medio plazo: amordazados e hipotecados hasta las orejas, nos prestamos al sacrificio que nos impone ese monstruo que anda suelto y se llama "los mercados" y que nuestro gobierno se presta a hacerle caso al mínimo gesto o indicación. Este es el sistema capitalista en su fase de la globalización: los especuladores y su garitos mandan sobre las posibles voluntades reformistas de cualquier gobierno ya sea de derechas (Alemania, Francia) o de tendencias socialdemócratas (Portugal, España, Gracia), todos aplican las mismas recetas consistentes en penalizar y obligar a mayores sacrificio si cabe a las clases populares. Curiosamente el FMI es dirigido por un socialista con aspiraciones en su momento a presidir Francia. Para los que ostentan los poderes públicos, obedientes y sumisos, no caben otras políticas económicas y sociales que las que vienen de Wall Street, el FMI o los bancos centrales convertidos en pobres agencias locales de estos organismos. ¡Ay, de quien no siga el guión!, se le acabaron los fondos y además vendrán la agencias de calificación y dirán a los cuatro vientos que esa economía esta finiquitada, y ya se sabe: se acabó la colocación de la deuda pública, se queda la caja vacía, se vislumbra la quiebra... El miedo se ha apoderado de nuestros gobernantes, los mismos que al inicio de la crisis, decían con la boca grande y en voz alta que no había tal crisis. Los organismos internancionales de gestión capitalista y unas "agencias de calificación" montadas por especuladores sin escrúpulos, a los que nadie eligió democráticamente son los que gobiernan nuestro mundo. Daría lo mismo y sería la misma actuación política con Zp que con Rajoy. Mientras tanto el pánico ha entrado de lleno en los sindicatos mayoritarios que se empiezan a replegar a las exigencias impuestas, tendiendo puentes al gobierno de turno, y piden unos "nuevos pactos de la Moncloa" que incluya a los representantes de la derecha par concluir la "reforma necesaria", pero sin decirles a sus representados que se pacte lo que se pacte son sólo más sacrificios tendrán que soportar; hay que ver como se improvisa y se da forma al engaño, como no se quiere morder la mano que les da de comer...
    Y la Izquierda política ¿por dónde anda? En nuestro entorno se le espera, se desea su presencia, sus recetas, sus alternativas, sus llamadas al coraje, a la resistencia y la consciencia... pero apenas tímidamente levantan su voz y,eso sí, pierden bastante tiempo en discutir entre ellos quien es el líder. Amigo no hay muchos indicadores que nos animen y nos hagan ser optimistas...pero tampoco podemos tirar la toalla.

    ResponderEliminar
  2. Salva, amigo.
    En el trasfondo de tus palabras, veo lo que más desearíamos, a los que no nos gusta, por ser nefasta la situación en la que nos hemos dejado engullir, optar por un camino diferente de gestión que pudiera producir no tanta dependencia de éste sistema. Torres más altas han caído e imperios colosales se han difuminado en el transcurrir de los tiempos. No quiero creer que no exista salida de ésta ratonera que juega a capricho con las voluntades de pueblos varios, reconociendo que nos hallamos en un entramado complicado de desenredar.
    la historia siempre demuestra que se sale de todas las formas de opresión, posible y muy seguramente será labor de varias generaciones o a lo mejor no tanto, pero todo tiene un comienzo, de toda hecatombe se resurge, la ventaja en la que nos vemos, es en saber identificar los caminos inútiles que repiten errores, lo triste, es la falta de voluntad de los que están cómodos y bien hacendados por la forma de funcionar el sistema, siempre habrá opositores a cualquier idea que impida enriquecerse a costa de los más desfavorecidos, no cabe duda de que se está propiciando la necesidad de una revolución. Observo, como seguramente tú también, que dicho sistema está oprimiendo más y cada vez a más gente, ¿qué crees que producirá ésto...?, los gobiernos dan prioridad a la saciedad de los mercados, desamparando a la población de lo básico, de no atenderla ¿crees que le importarán lo que los mercados tengan que decir?... no quiero ser catástrofista ni mucho menos, pero todo empieza por la crispación cuando deja de ser particular para ser general, por ahora solo se escuchan sollozos. De todos modos, aún se olle a la buena izquierda decir, que es posible cambiar el rumbo, solo es cuestión de aplicar los recortes donde es necesario, amparando al pueblo de impuestos y recortes, yo creo eso.
    La cuestión es, que tengan oportunidad de gobernar, por eso, como dices, no hay que tirar la toalla para hacerlo posible, una ardua tarea amigo.

    ResponderEliminar
  3. Es muy fácil ser optimista, solo hay que pasarse 9 horas viendo tele5,(bueno, o casi cualquier otra), después de eso no queda ninguna neurona que se preocupe por nada y se alcanza el nirvana.

    Si el estomago no soporta la terapia, habrá que hacer algo, desobediencia civil, huelgas, manifestarse, impedir desalojos de hipotecas...

    Somos esclavos del sistema y el sistema es esclavo del mercado. No,no se puede ser optimista. :(

    ResponderEliminar
  4. Piedra, es comprensible que la situación a la que nos han sometido, no es plato de buen gusto, no alberga optimismo por ningún lado, es lo que quieren hacernos ver, cuando los mercados se comportan como esperan. Utilizan los medios difusivos para "atontarnos" con vilezas insultantes, hasta ahí llegan, nos dictan leyes y de excepción para controlarnos y dividirnos, distrayendonos de sus incompetencias. En tu blog, te he dejado mi visión de cómo deberíamos reaccionar, precisamente aludiendo a "hacer más", puesto que hemos llegado hasta la hartazón de opresión, por parte de los que nos dicen ser nuestros benefactores. Evidentemente, en lo que depende de ellos, no hay motivos para el optimismo, solo sería posible, si el pueblo despertamos y actuamos.

    ResponderEliminar
  5. Este año, va a ser mejor, simplemente porque peor no puede ser; por lo menos en el sector donde me muevo...

    ResponderEliminar
  6. Ya lo trataba de exponer en el artículo sobre la construcción, ésta siempre ha tirado de todos los sectores, por supuesto del transporte, aunque el mismo no se vincule exclusivamente, ocupaba buena parte del mismo, recuerdo cuando por mis ventas, mandaba bajar desde Cataluña, trailers de 24.000kg, de productos monocapa, para Murcia y Andalucía y decirme los transportistas de sus planes de comprar mejores camiones, entonces era otra cosa. Pero Tejumín, no desesperes, no hay mal que cien años dure, todo son ciclos, siempre de después de uno bueno solo puede esperarse uno malo, y de éste malo.... hay que tener confianza en que el próximo sea bueno, pero la suerte no se deja encontrar sola, tenemos que ir a por ella, tenemos mucho que hacer y de que preocuparnos, si queremos cambiar el juego de los que nos manejan.
    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar

Tus comentarios de libre expresión ¡siempre serán bienvenidos y agradecidos!, si no contienen insultos ni descalificaciones personales hacia nadie que pueda discrepar con tu modo de pensar. Por lo que antes de escribir... PIENSA en las intenciones que te impulsan a participar.